Atlético de Madrid en la web de aficionados del Atlético de Madrid.

historia del atlético de madrid

Crear artículo

Antes de crear un nuevo artículo, accede al buscador y comprueba que no tenemos el artículo que intentas crear. Si no existe créalo y si ya existe puedes editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indica el motivo por el que quieres denunciar el artículo

Por favor, copia y pega el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

historia del atlético de madrid

Enviar a un amigo

El 26 de abril de 1903, un de estudiantes vizcaínos de la Escuela Especial de Ingenieros de Minas, formado por Ramón de Arancibia y Lebarri, Ignacio Gortázar y Manso, Ricardo Gortázar y Manso, y Manuel de Goyarrola y Alderna, decidió fundar un equipo filial del Athletic Club de Bilbao, el cual se denominó Athletic Club de Madrid. Ambos clubes no podían enfrentarse en partidos oficiales al ser considerados el mismo club. El primer presidente del Athletic Club de Madrid fue Enrique Allende, quien dejó el cargo el mismo año, siendo sustituido por Eduardo de Acha.

 

El primer campo de juego que usó el Athletic de Madrid, se encontraba detrás de las tapias de El Retiro, en la ronda de Vallecas, hoy calle de Menéndez Pelayo. El 2 de mayo de 1903, el Athletic de Madrid jugó su primer partido, disputado entre los socios del club. El partido fue arbitrado por el tesorero del club, Enrique Goiriki.

 

En 1912 asumió la presidencia Julián Ruete. Bajo su mandato, el Athletic de Madrid logró alcanzar la primera final de su historia, al jugar la del Campeonato Regional Centro. En 1919 asumió la presidencia Álvaro de Aguilar, aunque un año después nuevamente accedió al cargo Julián Ruete. Durante el mandato de Ruete se inauguró el Estadio Metropolitano, el 13 de mayo de 1923, con un partido entre el Athletic de Madrid y la Real Sociedad de Fútbol, ganado por los madrileños por 2-1.

 

El 4 de octubre de 1939 se firmó la fusión entre el Athletic Club de Madrid y el Aviación Nacional, lo cual llevó al nacimiento del Athletic Aviación Club. La fusión se debió a la mala situación económica y administrativa del Athletic Club de Madrid, además de la falta de futbolistas debido a la Guerra Civil Española.


El 28 de abril de 1940, el equipo dirigido por Ricardo Zamora se adjudicó el título de campeón de la Primera División por primera vez en su historia.El 2 de marzo de 1941, nuevamente dirigido por Ricardo Zamora, el club logró revalidar el título de campeón de la primera división.

 

En enero de 1947 el club pasó a llamarse Club Atlético de Madrid, adoptando además un nuevo escudo, similar al usado en 1917, pero con 4 rayas rojas. El primer partido oficial del club bajo el nuevo nombre, jugado el 6 de enero de 1947, correspondió a la derrota por 3-1 contra el Sabadell (entonces colista), jugado en el Estadio Metropolitano.

 

En la temporada 1949/50, bajo las órdenes del entrenador Helenio Herrera, el Atlético suma su tercer título de Liga. En la temporada siguiente (también con Herrera en el banquillo), el equipo colchonero volvió a alzarse con el título de campeón de Liga.

 

La década de 1960, fue una década fructífera para el Atlético de Madrid en cuanto a resultados. En la 1959/60, de la mano del entrenador José Villalonga, el club consiguió su primera Copa del Generalísimo (actual Copa del Rey), al derrotar a su rival histórico: el Real Madrid. El Atlético derrotó a los \"merengues\" en el decisivo derbi madrileño por 3-1. En la temporada siguiente, el equipo colchonero volvió a conquistar la Copa, derrotando nuevamente en el derbi al Real Madrid, esta vez por 3.2.

 

La conquista de la Copa del Generalísimo de 1961, le permitió al Atlético disputar la Recopa de Europa del año siguiente. Tras eliminar a distintos rivales, el equipo colchonero logró llegar a la primera final internacional de su historia. La final de la Recopa de Europa se disputó el 10 de mayo de 1962 en Glasgow (Escocia), con resultado de 1-1 ante la ACF Fiorentina de Italia. El partido de desempate se disputó el 5 de septiembre de 1962, en el Neckarstadion de Stuttgart (Alemania), donde el Atlético derrotó a la Fiorentina por 3-0, con tantos de Jones, Mendonça y Joaquín Peiró.Así, el club conquistó el primer trofeo europeo oficial de su historia.

 

En la temporada 1964/65, el Atlético obtuvo su tercera Copa del Generalísimo, tras derrotar por 1-0 al Real Zaragoza en la final,con gol de Cardona. Al año siguiente, en la temporada 1965/66, el Atlético obtuvo un nuevo título de Liga.

 

La década de 1970, fue la década de mayores satisfacciones para la afición del Atlético de Madrid. En la temporada 1969/70, el conjunto colchonero ganó su sexta Liga, de la mano del entrenador francés Marcel Domingo.

 

En la temporada 1971/72, llegó al club el entrenador austríaco Max Merkel, popularmente conocido como Míster Látigo, ya que impuso una gran disciplina táctica en el equipo madrileño. Ese año, el club obtuvo una nueva Copa del Generalísimo, al derrotar al Valencia CF por 2-1 en la final.

 

En la temporada 1972/73 - también con Merkel al mando -, el Atlético ganó el título de campeón y así consiguió su séptima Liga. El título de Liga de la temporada anterior, permitió al Atlético disputar la Copa de Europa 1973/1974, en donde hizo una gran campaña, quedando subcampeón. El 15 de mayo de 1974 el Atlético de Madrid disputó la final de la Copa de Europa 1973-74 contra el Bayern Munich. El partido terminó con empate a cero, lo que obligó a disputar una prórroga. En la misma, Luis Aragonés adelantó al Atlético de Madrid con un tiro de falta directa. A 30 segundos del final del partido, Georg Schwarzenbeck empató el partido con un tiro lejano que sorprendió al portero Reina. Con este resultado, se jugó un partido de desempate, el 17 de mayo de 1974, donde el equipo español se presentó totalmente desmoralizado y mermado físicamente, siendo derrotado por 4-0 por los alemanes.


El Bayern se negó a jugar la Copa Intercontinental contra el Club Atlético Independiente de Avellaneda. Por este motivo, el Club Atlético de Madrid disputó el trofeo en dos partidos. El primer encuentro -ya con Luis Aragonés como entrenador- jugado en Buenos Aires, tuvo un resultado de 1-0 a favor de Independiente.

 

El 10 de abril de 1975 se disputó el segundo partido en Madrid, donde el Atlético ganó por 2-0, con un gol de Rubén Ayala a 4 minutos del final. Así, el club rojiblanco ganó la Copa Intercontinental,y obtendría el segundo título internacional de su historia, convirtiéndose así y hasta la fecha, en el único club europeo que consigue ganar la Copa Intercontinental, sin haber ganado previamente una Copa de Europa.

 

En la temporada 1975/76, el conjunto colchonero se adjudicó su quinta Copa del Generalísimo, tras vencer al Real Zaragoza por 1-0 en la finalcon gol de Gárate.

 

Al año siguiente, en la temporada 1976/77, el club rojiblanco volvió a ganar la Liga. Éste, sería el octavo título del Atlético en liga.

 

El 30 de junio de 1985 el Atlético de Madrid conquistó su sexta Copa del Rey ante el Athletic Club de Bilbao.El encuentro fue disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, y finalizó con el resultado de 2-1 a favor de los \"colchoneros\" con 2 goles del mexicano Hugo Sánchez. El entrenador del Atlético de Madrid era Luis Aragonés.

 

El 2 de mayo de 1986 disputó en el Estadio Gerland de Lyon (Francia) la final de la Recopa de Europa . El resultado fue 3-0 a favor del Dínamo de Kiev, que por entonces era la base de la selección de la Unión Soviética y alineaba futbolistas de gran calidad como el delantero Oleg Blokhin o el medio Igor Belánov. Los ucranianos se adelantaron relativamente pronto en el marcador y en los minutos finales, con el Atlético volcado en el ataque, remacharon la victoria al contragolpe.

 

El 29 de junio de 1991, el Atlético de Madrid, dirigido por Iselín Santos Ovejero, se proclamó campeón de la Copa del Rey por séptima vez, tras vencer al RCD Mallorca por 1-0,con un gol de Alfredo Santaelena en la prórroga.

 

El 27 de junio de 1992 el club, dirigido por Luis Aragonés logró adjudicarse su octava Copa del Rey tras derrotar nuevamente en el derbi madrileño al Real Madrid por 2-0 en el Estadio Santiago Bernabéu . Los goles fueron marcados por Paulo Futre y Bernd Schuster, este último de libre directo. De esta final también se recuerda la parada de Abel Resino en un penalty pitado en contra del Atlético y el caño que le hizo Futre a Chendo. Esta fue la tercera Copa del Rey que el Atlético obtuvo enfrentándose al Real Madrid en la final.


El 1 de julio de 1992 el club pasó a llamarse Club Atlético de Madrid S.A.D., tras la conformación de la sociedad anónima deportiva en la cual Jesús Gil se convirtió en máximo accionista. Posteriormente, la justicia demostró que la apropiación por parte de Jesús Gil del club madrileño se había hecho mediante la comisión de un delito de apropiación indebida de las acciones, según acreditó el Tribunal Supremo en la sentencia del llamado \"Caso Atlético\" en 2004.

 

La temporada 1995/96 fue una de las más importantes del Club, ya que por primera vez en su historia el club rojiblanco obtendría el doblete al conquistar la Liga y la Copa del Rey en la misma temporada. El 10 de abril de 1996, el equipo venció por 1-0 al FC Barcelonaen el Estadio de la Romareda, con un gol marcado de cabeza por el serbio Pantic a pase del lateral Delfí Geli, proclamándose campeón de la Copa del Rey por novena vez en su historia.

 

El 25 de mayo de 1996, el equipo dirigido por Radomir Antic se adjudicó el título de campeón de la Primera División de España por novena vez. Estos dos títulos rompieron con la hegemonía del Real Madrid y el FC Barcelona en la Liga. Algunos futbolistas destacados de la temporada fueron Caminero, Simeone, Pantic y Kiko. El 7 de mayo de 2000, el club consumó su descenso a la Segunda División, tras empatar contra el Real Oviedo.

 

El Atlético logró retornar a Primera División el 28 de abril de 2002,con un equipo dirigido por Luis Aragonés. Este período se conoce como los años en el infierno, debido a una campaña de captación de socios lanzada por el clubEl club finalizó la temporada como campeón de segunda división.

 

A partir de la temporada 2002/2003 el club se mantiene en la mitad de la tabla de la Liga hasta la temporada 2007/2008, en la que vuelve a clasificarse para la fase previa de la Liga de Campeones.

 

El 27 de agosto logró clasificarse para la Liga de Campeones derrotando al FC Schalke 04 . En el primer partido cayó 1-0 pero en el Estadio Vicente Calderón ganó 4-0 con goles de Kun Agüero, Diego Forlán, Luis García y Maxi Rodríguez.

 

El Atlético logró pasar con autoridad la liguilla que daba acceso a los octavos de final de la Liga de Campeones, sin embargo fue eliminado en la primera fase de la eliminatoria por el FC Oporto el 11 de marzo de 2009. En la Liga, no obstante, el Club repitió la clasificación a la ronda previa de la Liga de Campeones de la UEFA 2009-10.

 

-En mayo del 2010 conquista la Europa League, ganando el la final al Fulham FC por 2-1 gracias a los dos goles marcados por Diego Forlán. En ese mismo mes el Atlético de Madrid quedó subcampeón de la Copa del Rey, perdiendo ante el Sevilla por 2-0. El hecho más memorable de esta final fue el apoyo incondicional de la afición rojiblanca hacia los jugadores una vez hubo terminado el partido.

-El 27 de agosto de 2010 el Atlético de Madrid ganó al Inter de Milán por 2-0, proclamándose en Mónaco campeón de la Supercopa de Europa. Los goles fueron marcados por Jose Antonio Reyes y por el Kun Agüero. De este partido y como imagen final del mismo, destaca el penalty parado por David De Gea al argentino Diego Milito.

 

 

Historia del Atleti,La 1ª Liga y la Posguerra

 

Rosendo Hernández

 

En la próxima ronda, el Atlético de Bilbao le cierra el paso. Con el fin de enmendar yerros y remontar vuelo glorioso, se fichan nuevos jugadores: el guardameta navarro Ederra, el delantero canario Martin y Ameztoy procedente del Real Zaragoza que se agrupan con los, Lareu, Mesa, Riera, Jimeno, Aparicio, Cobo, Gabilondo, Germán, Machin, Calixto, Nico, Adrover, Arencibia, Taltavull, Campos, Vázquez, Domingo y Rosendo Hernandez. Continúa la obsesión por contar con un delantero centro resolutivo, parece que la eficacia goleadora se ha encontrado con el canario Martín, en el primer partido de Liga de 1943-1944, marca tres goles de los siete a cero que del Metropolitano se lleva el Real Club Celta.

 

Aunque tampoco es solución definitiva Martín alterna con Taltavull en las alineaciones y el equipo marca un total de 66 goles, debidos a toda la delantera, en la que destaca, como siempre, el gran interior internacional Francisco Campos, fácil rematador con el pie y la cabeza caracterizado por su fuerte chut con la pierna izquierda. Esta temporada el Valencia es Campeón con 40 puntos y subcampeón el Atlético Aviación con 34, a continuación el resto de los equipos quedan así: Sevilla (32), Real Oviedo (29), Deportivo Castellón (29), Fútbol Club Barcelona (28), Real Madrid (28), Granada Club de Fútbol (26), Centro de Deportes Sabadell (25), Atlético de Bilbao (25), Real Club Deportivo Español (23), Real Club Deportivo de la Coruña (19), Real Sociedad de San Sebastián (17) y Real Club Celta (9). En el intermedio de la Liga con un equipo de circunstancias se juega la Copa Presidente de la Federación Castellana y se la adjudica el Real Madrid, que gana cinco a cero, al Atlético.

 

En esta campana el Atlético Aviación da la medida en el torneo de Copa, sus seguidores vuelven a sentir el gozo de los días de triunfo, con las eliminatorias contundentes al Córdoba, Real Club Celta y al Sevilla Club de Fútbol. En semifinales se encuentra con el Atlético de Bilbao al que gana por tres a uno, en el Metropolitano y pierde, dos a cero, en San Mames. El desempate en el Campo barcelonista de las Corts, lo ganan los bilbaínos por un apretado tres a dos que en la final frente al Valencia se proclamarían campeones al vencer por dos goles a cero. Aquella semifinal se perdió sonando en esa final que se le resiste al Atlético.


En la temporada de 1944-1945, se incorporan a la nomina del Atlético Aviación el guardameta del Castellón, Perez, el vizcaino Mencia, el madrileño Cuenca, procedente del equipo filial Imperio, Juncosa, del Real Club Deportivo Español, traspasado a cambio del canario Rosendo Hernández. Entre lo conocido y lo novedoso figuran: Ederra; Riera, Aparicio, Gabilondo, Germán, Machin; Adrover, Arencibia, Campos, Vázquez; Perez, Guillermo, Lozano, Cobo, Farias, Mencia, Cuenca, Juncosa, Ameztoy, Jorge, Martin, Oscar, Sobrino, y Taltavull.




 

En los últimos años de la década de los años 50, el Atlético de Madrid se caracteriza por su evolución permanente hacia lo esencial: Llegar a crear un grandioso equipo. Proceso evolutivo, producto de la constancia y buen acierto de los directivos, que se parece mas al crecimiento de un árbol bien plantado, que al recambio de piezas en una maquina industrial. Supone la búsqueda de lo mas perenne para el Club, formar un equipo con futuro. El propósito queda garantizado con, Madinabeytia, Rivilla, Callejo, Calleja, Peter, Glaria, Miguel, Chuzo, Rafa, Peiro, Collar, Bilbao, Verde, Irusquieta, Alvarito, Buendia, Csoka, Adalberto, Agustín, Mendoza, Rives, Mendiondo, Pazos, Allende, Vallejo, San Roman. Se renueva la Junta Directiva, entra de Presidente Javier Barroso; vicepresidente, Francisco Urquijo; secretario, José Luis Bas y Rivas; tesorero, Juan Sánchez Cortes; vicetesorero, Luis Gómez Comes; gerente, Manuel Morales y vocales José Joaquin Sánchez Zabalda, Valentín Ezquerra y Antonio Melchor de las Heras.

 

En agosto de 1958, ficha por el Atlético de Madrid Edval Izidio Neto, conocido popularmente en el mundillo del fútbol por \"Vava\", delantero centro del Vasco Da Gama y de la selección nacional de Brasil que se ha proclamado Campeón del Mundo, en Suecia. Jugador que se caracteriza por su valentía, agilidad y fuerte pegada al balón, consecuentemente goleador fácil. La directiva que preside Javier Barroso logra además el traspaso de Mendoza, portugués de Angola que jugaba en el Real Club Deportivo de La Coruña. Un superclase de los que hacen jugadas que ponen en marcha de verdad la rueda del arte.

 

Convierte el balompié, que para muchos es artesanía, en arte. Los aficionados que aciertan a verle entusiasmados por su fútbol de alto grado de calidad, en una ocasión llegan a sacarle en hombros del Estadio Metropolitano. En la temporada de 1958-1959, el Atlético de Madrid conjunta una delantera de superlujo, compuesta por Miguel, Mendoza, Vava, Peiro y Collar. Otra irreductible realidad que acompaña a una nueva esperanza rojiblanca en el futuro esta fundamentada en la construcción de un nuevo Estadio de concepción arquitectónica moderna, en terrenos ribereños del Manzanares, el aprendiz de río, como lo llamo el poeta.

 

Historia del Atleti. La delantera de seda

 

La delantera de seda

1947-48. La delantera de seda


Se aleja la temporada de 1945-1946, en la que Juan Touzon pasa a la Real Federación Española de Fútbol. Por esta causa, Cesáreo Galindez, otro gran atletista, de características semejantes a Touzon y modelo de fidelidad a los colores rojiblancos, ocupa la presidencia, le acompañan en la Junta Directiva, Fernando Fuertes de Villavicencio, vicepresidente; José Luis Costa, secretario; Burdiel vicesecretario: Francisco Urauiio. tesorero Arechavala, contador; y los vocales Gómez de Arce, Quico Marin y Ramón Fernández.

 

 

Ricardo Zamora deja de entrenar al Atlético Aviación y se encarga de la dirección técnica del Real Club Celta de Vigo. Al Atlético lo entrena Emilio Vidal que hasta esta temporada había dirigido al Deportivo Castellón y cuenta con los siguientes jugadores: Perez, Saso, Riera, Aparicio, Cobo, Farias, Germán, Cuenca, Mencia, Lecue, Juncosa, Arencibia, Taltavull, Campos, Adrián Escudero, Nuñez, Ramón, Basabe y Alfonso Silva.

 

 

 


El nuevo entrenador trata de llenar de vida cada momento de juego y a los jugadores les inculca ardientes y vibrantes ansias de balón, con esfuerzo preciso, valores mágicos que dan al conjunto una homogeneidad, manifiesta, convirtiendo sobre el césped la teoría en realidad, de hábil y eficaz fútbol. Hasta entonces se jugaba con dos defensas, tres medios (un medio centro y dos medios alas) y cinco delanteros (dos extremos, dos interiores y un delantero centro).

 

 

 

Ricardo Zamora había ensayado, sin resultado positivo el sistema de juego W-M, llamado también Chapman, nombre del técnico ingles de Arsenal que lo concibió. Consistía en colocar tres defensas, dos medios y retrasar a los dos interiores para que formasen con los medios el denominado "Cuadrado Mágico" y así dominar el centro del campo y catapultar el juego por los extremos, con el fin de que estos, centrasen sobre el delantero centro y este rematase a gol.

 

 

 

A Ricardo Zamora, en aquel tiempo, no le da resultado la W-M, porque retrasa al medio centro Germán, jugador ofensivo y deja de laterales a Mesa, jugador corpulento de poca cintura y a Alfonso Aparicio, en vez de pasar un defensa al centro y retrasar al medio Francisco Machin, que se caracterizaba por su eficacia cortando juego y en el marcaje, dejando a Germán adelantado para distribuir el juego, que lo sabia hacer a las mil maravillas, por su inteligencia y buen toque de balón.

 

 

 

Con la magia de su arte futbolístico el equipo argentino del San Lorenzo de Almagro inicia una gira por España, el 21 de diciembre de 1946, en el domingo de fútbol mas brillante de la temporada y de muchas temporadas en partido amistoso frente al Atlético Aviación, jugado en el Estadio Metropolitano.

 

 

 

A la clase y técnica individual de sus componentes, el once argentino une la sincronizada acción de su homogéneo conjunto, practicando la táctica del sistema de pares, una variante de la W-M, con tres defensas, retrasando el medio ala izquierdo a defensa lateral. El dominio del balón, el triangulado de pases y la precisión de estos, convierten el juego en toda una calidad de frescores, movimientos de seda y evoluciones de ritmos, promotores de caliente orgía futbolística. El gol se canta antes que el balón entre en la portería, pues el juego trenzado, perfecto, hace intuir lo irremediable. Se adivina el desenlace de la jugada. Los argentinos alinearon a Blazina; Vanzini, Greco, Brasso; Zubieta, Colombo; Imbelloni, Farro, Pontoni, Martino y Silva.

 

 

 

El Atlético Aviación a Perez; Cobo, Riera; Farias, Germán, Cuenca; Juncosa, Arencibia, Jorge, Taltavull y Escudero. Arbitraje diplomático de Pedro Escartin. La actuación del equipo azulgrana del San Lorenzo de Almagro, en diciembre de 1946 y enero de 1947, marca la hora cero del fútbol español. El Atlético, su primer adversario en los campos españoles, hace de cobaya. Encaja un tanteo de cuatro goles a uno, pese a su bravo corazón, siempre desbordado por el juego argentino, como un contable por los números.

 

 

 

En la verdad de su juego el San Lorenzo de Almagro, deja entrever hasta donde es importante la estrategia y la técnica en el fútbol. Este aldabonazo futbolístico conmociona el ambiente y supone enteramente para el estancado balompié español un nuevo empezar. Con urgencia se intensifican patrones de juego y se perfilan "sistemas de pares" con geométrica diligencia. La presencia del equipo San Lorenzo de Almagro en los campos de fútbol españoles es providencial y la consecuencia del fulgir de nuestro balompié. La delicia del gambeteo del fútbol argentino es el trino mollar que despierta del letargo en que estaba el fútbol español.

 

 

 

En la decimosexta jornada del Campeonato de Liga, el Club rojiblanco vuelve a la denominación original de Atlético de Madrid. El Ministerio del Aire solicita, el 14 de enero de 1947, desvincularse del Atlético de Madrid por entender que el Club es autosuficiente con todo tipo de garantías. Asimismo se ha cumplido satisfactoriamente el propósito de salvar al Atlético de Madrid de su desaparición y revitalizarlo con la aportación del equipo de la Aviación.

 

 

 

La Liga de 1946-1947, es para el Atlético de Madrid, como un dulce sueño que acaba en llanto, los rojiblancos han realizado una buena campaña y son directos aspirantes al titulo, en un codo a codo, en la jornada final, con Atlético de Bilbao y Valencia. En caso de triple empate a puntos se proclamaba Campeón el equipo madrileño, los bilbaínos tenían que ganar o empatar y el Valencia lo tenia mas hipotético, tendrían que perder sus rivales. El Atlético de Bilbao que juega en La Coruña empata a tres, el Atlético de Madrid, en el Metropolitano pierde por dos goles a tres, con el Real Madrid, después de ir ganando dos a cero.

 

 

 

La noria de la suerte rojiblanca pierde su cielo y motiva el sonado triunfo del Valencia que ha ganado por seis a cero, al Sporting de Gijon y por el teléfono se entera del pinchazo de los dos Atléticos, por lo que se erige en Campeón. La clasificación se concreta así: Valencia C.F. 34 puntos, Atlético de Bilbao (34), Atlético de Madrid (32), F.C. Barcelona (31), Centro de Deportes Sabadell (30), Sevilla C.F. (29), Real Madrid (27), Real Oviedo (27), Real Club Celta (26), Sporting de Gijon (25), Real Club Deportivo Español (19), Real Murcia (19), Real Club Deportivo de La Coruña (18), Deportivo Castellón (13). La presencia de los rojiblancos en la competición copera es fugaz, en los dieciseisavos de final eliminan al Hercules y en octavos de final, les deja fuera el Castellón.

 

 

 

De pie:
Mauri, Aparicio, Vidal, Escudero, Juncosa y Saso Sentados: Basabe, Valdivieso, Silva, Cuenca y Mencia

De la ilusión oscurecida de la temporada anterior, amanecen nuevas ilusiones en la de 1947-1948, a Germán y Arencibia dos excelentes jugadores, les ha llegado la hora de la retirada, el Atlético para compensar estas notables ausencias, incorpora a Vidal interior derecho del Alcoyano, que significa el fichaje mas caro del fútbol español, hasta el momento, por cuatrocientas cincuenta mil pesetas.
También contrata al interior paraguayo Abeiro, al medio argentino Valdivieso, al contundente y resolutivo defensa del Deportivo Castellón, Mauri y a su compañero de equipo, Enrique Arnau, jugador todo terreno.
El resto de la plantilla se completa con Perez, Saso, Riera, Aparicio, Lozano, Farias, Mencia, Cuenca, Juncosa, Silva, Jorge, Campos, Adrian Escudero, Lecue, Torres, Basabe y Del Toro. Empezada la Liga se contrataría al jugador madrileño, José Luis procedente del Cuatro Caminos.

El partido de la Copa Presidente de la Federación Española aplazado desde el mes de mayo de 1941, en el que había de enfrentarse el Atlético Aviación y el Valencia C.F., por fin, se celebra el 14 de septiembre de 1947, en el Estadio Metropolitano.







Vence el Atlético de Madrid, por cuatro goles a cero y el equipo rojiblanco se adjudica el Trofeo. El trabajo del entrenador Emilio Vidal da sus resultados. La compensación al trabajo del entrenador, se la va a proporcionar la llamada "Delantera de Seda", bautizada así por José María Ubeda, cronista deportivo del madrileño diario "Pueblo", e integrada por Juncosa, Vidal, Silva, Campos y Escudero.

 

 

Con difícil facilidad consiguen hacer arte con el balón, además de fútbol eficaz, rara coincidencia. Cada uno es confidente de la jugada del compañero, lo que en este tiempo se llama fútbol asociación y siempre, fútbol de conjunto o conjuntado.

 


 

Aunque el estilo futbolístico individual de aquel inolvidable quinteto atacante fuese distinto, José Juncosa "Papá Dribling", extremo derecho, era capaz de hacer dos regates en el espacio de un baldosín, dejar sentado al defensa de turno y salir con el balón jugado. Un delantero que popularizó el "gol del cojo" porque permencía en el terreno de juego aún estando lesionado. Vidal, interior derecho, el fichaje mas caro del fútbol español hasta entonces, rápido con fácil regate sobre la marcha, tiraba a puerta con dureza.

 

 

 

Alfonso Silva, delantero centro, fue la maravilla nacida de la inspiración de un ritmo sereno, a veces, frío e indolente. Escoraba el cuerpo leve y lúdicamente para esquivar al contrario y avanzar con el balón. Jugador exquisito, único, genial, por inimitable. Francisco Campos, interior izquierdo, uno de los grandiosos futbolistas españoles de la posguerra civil y de siempre. Poseía larga zancada, con buena visión del juego, amén de ser fácil rematador de fuerte pegada con el pie izquierdo y certero con la cabeza.

 

 

 

Figuró constantemente entre los máximos goleadores. Adrian Escudero, extremo izquierdo, no escatimaba esfuerzo. De amplia galopada, valiente y con fuerte tiro a puerta, completaba esta delantera rojiblanca de super lujo. Todos sus componentes vistieron la camiseta de la Selección Nacional. Si no alcanzaron un elevado número de partidos fue debido a que se jugaban muy pocos encuentros internacionales en aquella época, a causa de la Segunda Guerra Mundial y la consecuente posguerra.

 

 

 

La FIFA, ni la UEFA, organizaban campeonatos. La compenteración de estos cinco futbolistas fue asombrosa y la camapaña que realizaron en la 47/48 fue sensacional, Úbeda acertó de pleno con el apodo de la "delantera de seda". Su tremenda exhibición no les valió para conseguir el Campeonato de liga (acabaron terceros) pero los 73 goles que anotaron en 26 partidos hicieron vibrar a la afición colchonera. De esos 73 goles 63 llevaron la firma del famoso quinteto, Vidal 23 goles, Juncosa 14 goles, Silva 10 goles, Campos 14 goles y Escudero 11 goles.

 

 

 


El Metropolitano se convirtió en un auténtico fortín, los aficionados no vieron perder a su equipo ni en Copa ni en Liga, solo el Barcelona (campeón), Valencia(segundo) y Athletic fueron capaces de llevarse un punto de Reina Victoria. Anotaron 52 goles en su campo y golearon a 4-3 a la Real o los 5-3 al Sevilla y al Sporting, 8-0 al Sabadell, y 5-0 al Madrid.

 

 

 

La cantata goleadora de la "Delantera de Seda" alcanza su apoteosis, el 22 de noviembre de 1947, en el Estadio Metropolitano, cuando el Atlético propina al Real Madrid una amplia derrota por cinco goles a cero. La goleada fue recibida por los seguidores del Club blanco con rabia y resignación, sencillamente por inapelable.

 

 

 

La"Delantera de Seda" del Atlético de Madrid que cautivaba a los aficionados saturándoles de entusiasmo por sus jugadas, llenó una pagina gloriosa en la Historia del Club. Comienza el mes de febrero y el Atlético de Madrid abandona su sede Social de la calle de Alcala, numero 31, para trasladarse al numero 22, de la calle del Barquillo.

 

 

 

Dentro de la temporada de 1947-1948 es obligado hacer referencia de un grave error arbitral que perjudicó al Atlético de Madrid. El Estadio Bernabéu había sido inaugurado el 14 de diciembre de 1947, en un amistoso entre el Real Madrid y el equipo portugués Os Belenenses. La primera confrontación entre los dos rivales madrileños en el nuevo Estadio se da el 29 de febrero de 1948, correspondiente a la segunda vuelta del Campeonato Nacional de Liga.

 

 

 

Por el Madrid juegan: Banon; Azcarate, Corona; Moleiro, Pont, Ipina; Alsua, Alonso, Pruden, Barinaga y Molowny. Por el Atlético de Madrid: Saso; Riera, Aparicio; Mencia, Arnau, Cuenca; Juncosa, Vidal, Jorge, Silva y Escudero. Arbitra Ramón Azon del Colegio aragonés. Comienza el partido llevando la iniciativa los jugadores del Atlético que a los cuatro minutos ya ganan por un gol a cero, marcado por Adrian Escudero.

 

 

 

Los rojiblancos dominan el juego conteniendo bien a sus contrarios. En un centro cruzado sobre la portería defendida por José Luis Saso, el balón se va suelto, lo alcanza el madridista Alsua de claro manotazo, que ve hasta el más miope, excepto el arbitro y los jueces de línea y de tal guisa lo introduce al fondo de la red. Azon da por valido el gol, que cancela la ventaja rojiblanca y concreta el empate que sube al marcador como resultado definitivo.

 

 

 

Al final de la Liga, que gana el F.C. Barcelona totalizando 37 puntos, el Atlético de Madrid se clasifica tercero con 33, queda segundo el Valencia C.F. con 34 puntos y cuarto el Real Club Celta de Vigo, con 31. A continuación, Sevilla (29), Atlético de Bilbao (28), Gimnástico de Tarragona (24), Real Club Deportivo Español (25), Real Oviedo (23), Alcoyano (22), Real Madrid (21), Centro de Deportes Sabadell (21), Real Sociedad de San Sebastián (19) y Sporting de Gijon (18).

 

 

 

En abril de 1948, el Atlético de Madrid juega en el Estadio del Parque de los Príncipes, de París contra el Stade Francais. El resultado es de dos a uno, a favor de los parisinos e impresiona el juego de Alfonso Aparicio por su elasticidad, clase y corpulencia.

 

 

 

Los rojiblancos, en la Copa, eliminan en octavos de final al Campeón de Liga F.C. Barcelona, pero en cuartos de final, empatan a cinco goles con el Real Club Celta, en el Metropolitano y pierden en el Estadio vigues de Balaídos por dos a uno, que significaba quedar fuera de la competición. En mayo, el Stade Francais devuelve la visita al Atlético, en Madrid.

 

 

 

En la expedición gala vienen el entrenador Helenio Herrera, el guardameta Marcel Domingo, el delantero Larbi Ben Barek y el húngaro Nierts, uno de los mejores extremos izquierdo de Europa. El equipo parisino realiza un fútbol moderno, muy movido, de desmarque, apoyado en la clase individual de sus jugadores.

 

 

 

En esta ocasión, obtiene otro resultado a su favor por cuatro a dos. La directiva que preside Cesáreo Galindez logra el traspaso de Marcel Domingo y Ben Barek al Atlético. Motivo para que se sienta hervir en el seno del Club la alegría y por extensión en los socios rojiblancos. Marcel Domingo es el mejor guardameta francés de su tiempo y el marroquí de Casablanca, Ben Barek, "la Perla Negra", uno de la media docena de los mejores jugadores del mundo de todos los tiempos.

 

 

 

Al Atlético se incorporan además, en 1948, Perez Zabala, Rafael Repullo "Tinte", el extraordinario jugador Rafael Mujica, el argentino Candia, y el cordobés Antonio Duran. El portero Perez es traspasado al Valencia, Campos se va al Sporting de Gijon y el entrenador Vidal deja su puesto al argentino Taioli.

 

 

 

Es patente la calidad del plantel de jugadores rojiblancos para consolidar una estructura futbolística con futuro. El gran equipo se configura ya con, Domingo; Riera, Aparicio, Lozano; Mencia, Mujica; Juncosa, Vidal, Silva, Ben Barek y Escudero, para inmediatos relevos están Perez Zabala, Tinte, Farias, Valdivieso, Cuenca, Arnau, Duran, Torres, Candia y Basabe. Lastima que mediada la temporada el extraordinario delantero Antonio Vidal cayera enfermo y hubiera de abandonar prematuramente el futbol.

 

 

 

El Atlético inicia la temporada en el Metropolitano el 5 de septiembre de 1948 jugando un partido amistoso frente al Sporting de Lisboa, que ganan estos por seis a tres. El equipo B.V.V. de Holanda se enfrenta al Atlético el 8 de diciembre de 1948, en Madrid y cae derrotado por cuatro goles a cero, con una gran exhibición de juego de los rojiblancos.

Las previsiones de la Directiva colchonera no se cumplen totalmente, a través de la Liga se han perdido partidos claves para lograr el titulo, que se lleva el F.C. Barcelona con 37 puntos, seguido del Valencia (35), Real Madrid (34), Atlético de Madrid (34), Real Oviedo (30), Atlético de Bilbao (24), Real Club Deportivo Español (24), Sevilla Club de Fútbol (23), Gimnástico de Tarragona (23), Real Club Deportivo de La Coruña (22), Real Club Celta de Vigo (22), Real Valladolid (22), Alcoyano (21) y Centro de Deportes Sabadell (13).

 

 

 

A medida que pasa el tiempo se advierte que el Atlético no coge el hilo de la Copa. Mala suerte, fallos inexplicables, excesos de confianza y tardía reacción que nunca llega a tiempo. A partido único, en octavos de final, gana y elimina al Sevilla C.F. por dos a uno, en el Metropolitano, con acertadisima actuación del guardameta Perez Zabala que para un penalti al sevillista Clemente, que podría haber complicado el resultado.

 

 

 

En cuartos de final, el Real Club Deportivo Español logra seis a cero, en su campo y en el Metropolitano gana el Atlético por cinco a uno, el gol que marcan los españolistas les es suficiente para clasificarse.

 

 

 

 

Historia del Atleti. La delantera de cristal

 

 La delantera de cristal

 

1949 - 1950 La delantera de cristal

 



Cesáreo Galindez al que la Federación Castellana de Fútbol ha concedido la Medalla al Mérito Deportivo, por sus veinte años en la gestión de los destinos del Atlético de Madrid, incorpora a la Directiva, como Secretario, al abogado madrileño, José María Manzanares. Con el fin de alcanzar el Titulo de Liga, que en las ultimas temporadas el Atlético acaricia y se le escapa, la Junta Directiva se afana en ponerle cerco nuevamente, en la temporada de 1949-1950, incorpora al entrenador Helenio Herrera, el "Mago H.H." y no duda en reforzar el cuadro con efectivos de calidad.

 

 

 

En este tiempo entran en la disciplina rojiblanca, el guardameta Ces, Ramón Cobo, hermano del defensa del mismo apellido en los tiempos del Atlético Aviación, el canario José Hernandez, todo pundonor, coraje y entrega, al que la afición atletista le profesa toda simpatía y afecto, llamándole por su bravura "Lobito Hernandez", el danés Mathienssen, un medio con calidad y fortaleza, el extremo del Alcoyano, Estruch, de fácil regate, rápida internada con buenos centros sobre el area y tiro a puerta, con buena puntería; Calsita, habilidoso delantero centro, del Hercules de Alicante, que sabe infiltrarse entre los defensas; Miguel, extremo canario, rapidísimo, ágil, valiente que llegaría a ser un jugador muy estimado en el Club y en la Selección Nacional, y el sueco Carlsson, interior inteligente de fácil desmarque, escurridizo, oportunista de gran calidad técnica, hizo época en el Atlético.

 

 

 

Se espera el comienzo del Campeonato de Liga de 1949-1950, con ansiedad, todo se presenta prometedor. Los equipos argentinos del San Lorenzo de Almagro, Racing de Buenos Aires y New's Old Boys se enfrentan al Atlético de Madrid en respectivos partidos amistosos. El primero el 1 de enero de 1950, los azulgranas del San Lorenzo de Almagro empatan a tres tantos con los rojiblancos madrileños. Marcan por el Atlético, Miguel, Duran y Juncosa. El 8 de enero, el Racing de Buenos Aires gana al Atlético por dos a uno, el gol colchonero obra de Carlsson. La primera vuelta no responde totalmente a las expectativas, después vendría un autentico reguero de triunfos.

 

 

 


Cabe recordar el partido de Liga jugado de poder a poder entre el Atlético de Madrid y el Atlético de Bilbao, el 29 de enero de 1950, en el Estadio Metropolitano que termina con empate a seis goles, partido inolvidable. Los Leones de San Mamés con una delantera conjuntada, rápida y peligrosa formada por cinco internacionales dieron enseguida una emocionante sensación de profundidad en el ataque. A los cuatro minutos de juego en una combinación perfecta entre Panizo y Gainza, este se interna, desborda a Mencia y cruza el balón. Pese a tan temprano resultado adverso, los atléticos madrileños no se amilanan y juegan con sensorio, empaque y sobre todo con serenidad. El madrugador gol vasco rápidamente tiene réplica.

 

 

 

Comenzó a funcionar lo que los técnicos llaman "Cuadrado Mágico" que es la hilacion de juego entre los medios, Silva y Hernandez y los interiores, Ben Barek y Carlsson. A los siete minutos de partido arranca Carlsson y remata a gol. Areta trata de atajar el balón, pero solo logra empujarlo hasta el fondo de la red. Los rojiblancos madrileños realizan gran fútbol y llega el desempate a los quince minutos de juego con un golazo de Ben Barek, quien tira fuerte desde fuera del área.

 

 

 

Se sucede el juego de clase con combinaciones de calidad, además de poner en el empeño ardor, combatividad y coraje. Producto de esa entrega extraordinaria, Gainza marca dos goles mas, Zarra uno e Iriondo dos por los de San Mames y Ben Barek de penalti otro. De manera que faltando ocho minutos para el final, el Atlético de Bilbao gana por seis goles a tres.

 

 

 

El Atlético de Madrid que puede ganar no tiene suerte, se lesiona Lozano en el tobillo izquierdo y ha de jugar parte del encuentro de figura decorativa. Entonces no se sustituían jugadores. El arbitro santanderino Gracia Fernández saca fuera del área una falta que había sido dentro, cuando Nado zancadillea a Estruch. En vez de decretar penalti decide que fuera golpe franco, Los colchoneros de Madrid logran tres goles en los últimos siete minutos.

 

 

 

Calsita marca uno y Lozano el gol que se llamaba del cojo, por realizarlo el jugador lesionado que se coloca de extremo para hacer bulto y estorbar. El empate definitivo llega en el ultimo minuto, con todo el conjunto madrileño al ataque, Mencia saca una falta al borde del arrea y Alfonso Aparicio, siempre el gran Aparicio, cabecea el balón hasta la red. Los atléticos en un desesperado esfuerzo final habían alcanzado el empate a seis.

 

 

 

Los dos atléticos se repartían en total doce goles y caso curioso, ninguno de los jugadores salía contento porque todos pensaban en haber podido ganar. Los aficionados sí salieron contentos y rebosantes de entusiasmo, los entrenadores por su parte enjuiciaron el encuentro. Iraragorri manifestó que la línea defensiva de su equipo había jugado mal, mientras que la delantera había podido meter ocho goles. Helenio Herrera decía que sus jugadores habían dado facilidades, pero que luego supieron remontar la diferencia de goles a fuerza de coraje.

 

 

 

Helenio Herrera forzado por las lesiones alinea a Domingo; Mencia, Aparicio, Lozano; Silva, Hernandez; Estruch, Ben Barek, Calsita, Carlsson y Juncosa. Los bilbaínos en esta ocasión vistieron camiseta mitad franja azul y mitad franja blanca en vertical y alinearon: a Molinuevo; Areta, Arambarri, Nado; Manolin, Berazaluce; Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza. En la ultima jornada de la Liga en el Metropolitano, 23 de abril de 1950, ante el Valencia, y Domingo.

 

 

 

Gracias a Ben Barek que en una extraordinaria actuación resuelve todo y lo rubrica marcando el gol decisivo para el resultado definitivo de un potente tiro por la escuadra al sacar un penalti y concretar el empate a cuatro tantos, que daba el titulo de Campeón al cuadro rojiblanco, formado por Domingo (Perez Zabala); Mencia, Lozano, Farias; Hernandez, Mujica; Juncosa, Ben Barek, Silva, Carlsson y Escudero. El Valencia alinea a Perez; Asensi, Monzon, Diaz; Santacatalina, Puchades; Gago, Fuertes, Igoa, Pasieguito y Segui.

 

 

 


La consecución del Campeonato Nacional de Liga supone el arco triunfal por donde vuelve la grandeza al Club rojiblanco, de Madrid. El campeón, Atlético de Madrid suma 33 ptos, a continuación del Real Club Deportivo de la Coruña (32), Valencia Club de Fútbol (31), Real Madrid (31), F.C. Barcelona (29), Atlético de Bilbao (29), Real Club Celta (28), Real Sociedad de San Sebastián (27), Real Valladolid (25), Real Club Deportivo Español (22), Málaga (21), Gimnástico de Tarragona (16) y Real Oviedo (15). Después del aliron, los rojiblancos eliminan de la Copa al C.D. Málaga y quedan eliminados por el Real Madrid.

 

 

 

El club colchonero redondea con acierto la temporada, al adquirir en propiedad, el 15 de abril de 1950, el Estadio Metropolitano. El Atlético de Madrid, abona once millones ochocientas mil pesetas por la compra, que significa para el Club rojiblanco consolidar su patrimonio. Con reflexión y serenidad se reconoce la acertada gestión de Cesáreo Galindez en la Presidencia del Atlético, respaldada por títulos y positivas operaciones financieras, que ponen el pabellón rojiblanco muy alto. Como consecuencia de estos aciertos se posponen las elecciones que habrían de celebrarse para nuevo Presidente, por acuerdo ratificado por todos. C

 

 

 

ompletan la Junta Directiva, Del Valle, José María Manzanares, Luis Benitez de Lugo, Marques de la Florida, Arechavala, Ernesto Cotorruelo, José Luis Costa, Ramón Fernández, Laffita, Diaz Carmena y Magro. De gerente se nombra a Manuel Morales. El Atlético de Madrid disputa en La Coruña el Trofeo Teresa Herrera, el 4 de junio de 1950, frente al Lazio. Vence el conjunto italiano, por tres a uno. Por encontrarse lesionados varios jugadores rojiblancos, reforzaron al Atlético Babot y Lesmes II del Real Valladolid y Cesar del Fútbol Club Barcelona.

 

 

 

Como Campeón de Liga de España, el Atlético de Madrid participa en el Torneo Internacional, Copa Latina, que se disputa en Lisboa, entre el Benfica, Campeón de Portugal; Girondins, Campeón de Francia y el Lazio, Campeón de Italia. El 10 de junio de 1950, Girondins 4; Atlético de Madrid 2. El Atlético de Madrid juega para dilucidar el tercer puesto del torneo con el Lazio, el 11 de junio, y vence por dos goles a uno.

Mencia, Aparicio, Lozano, Mújica, Domingo, Riera, Pérez Zabala Juncosa, Ben Barek, Silva, Carlsson, Escudero


Juncosa, Vidal, Silva, Campos y Escudero, “la delantera de seda”, formaron el grupo de jugadores más mítico de la historia del Atlético de Madrid, una delantera que deleitó a los aficionados en la campaña 1947/48 y que muy poco después, coincidiendo con la llegada en 1948 del marroquí Ben Barek, que había maravillado en el Stade Francais, tras vapulear al Atlético en el Metropolitano, se disolvió y pasó a llamarse la “Delantera de Cristal”.

 

 


Dicha delantera abrió una nueva y excelente etapa con Helenio Herrera al frente como técnico. Los directivos rojiblancos anduvieron listos para echarle el lazo a la perla africana Ben Barek y a Carlsson, un interior sueco pequeño, habilidoso y con una gran facilidad para el desmarque y una extraordinaria visión de juego, dos futbolistas que se convirtieron por derecho propio en dos de los mejores extranjeros que ha tenido el Athlético en su historia.

 

 


Estos dos extraordinarios futbolistas estuvieron acompañados por dos de los componentes de la recordada “delantera de seda”: Juncosa y Escudero, además de Pérez Paya. Por lo que la “Delantera de Cristal” fue la compuesta por: Ben Barek, Carlsson, Escudero, Pérez Payá y Juncosa.

Juncosa, Ben Barek, Pérez Payá, Carlsson y Escudero

Sin duda el gran icono de esta delantera fue el inolvidable jugador africano Ben Barek, uno de los grandes.

 

 

 

En 1948, cuando el Stade Français lo traspasa al Atlético de Madrid por una suma record, un periodista parisino escribió las siguientes líneas: "Venden el Arco de Triunfo o la Tour Eiffel, pero no venden Ben Barek". Otro: "Nunca un futbolista fue más festejado por el público como Ben Barek, porque encantaba a todos, a los que piensan el fútbol y a los que sienten el fútbol, porque su estilo es extraordinariamente espectacular".

 

 

 

El Diario MARCA tituló lo siguiente sobre Larbi: "un fenómeno, sin truco, con prodigiosa clase, con un toque de balón maravilloso, con una inteligente y soberbia concepción del juego". En el Atlético de Madrid, llegó a ser "La perla negra" de una "delantera de cristal", con el sueco Carlsson, Escudero, Juncosa y Pérez Payá, ganando dos títulos consecutivos de Campeón de España, en 50 y 51. Durante las cinco temporadas que jugó en el Metropolitano y en la Liga española marcó 56 goles en 113 partidos.

 

 

 


El Atleti conquistó 2 Campeonatos de Liga, en 1949-50 y 1950-51, con Helenio Herrera como técnico del equipo del Manzanares y aunque con el Mago “HH” ya habían ganado la Liga en la temporada 49/50, la verdadera formación de la “Delantera de Cristal" se produjo en la campaña 1950/51, cuando Helenio Herrera completó la extraordinaria delantera con la incorporación de José Luis Pérez Payá, jugador hasta entonces de la Real Sociedad.

 

 

 


Helenio Herrera no cejó en su empeño hasta conseguir situar a su equipo en lo más alto, pero aparte de los títulos conseguidos, lo que más valor tuvo fue el poder observar sobre el terreno de juego un fútbol exquisito en el que se podía comprobar que aquella mágica delantera disfrutaba haciendo triangulaciones y pases de alta escuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los años 50, 1951


1951 

 

El jugador de la Real Sociedad de San Sebastián, José Luis Perez Paya, con ficha de aficionado, recibe una propuesta del Atlético de Madrid, que acepta para la temporada de 1950-1951. También se incorporan, el guardameta Dauder del Gimnástico de Tarragona, el gallego Polo y el mallorquín Mascaro. Sin extravagancias de ningún genero, se puede decir que Helenio Herrera consigue el equipo fabuloso del Atlético de Madrid, por su juego triangulado de pases. Este tiempo representa la época dorada del Club que tanto prestigio le ha dado.

 


 

 

 

El equipo que convirtió la realidad en un mito, solía estar, compuesto por: Domingo; Riera, Aparicio, Lozano; Silva, Mujica; Juncosa, Ben Barek, Perez Paya, Carlsson y Escudero, mas Mencia, Hernandez, Estruch, Dauder, Tinte, Farias, Polo y Mascaro. El Trofeo María Eva Duarte de Perón creado para que lo disputen el Campeón de Liga y el Campeón de Copa, enfrenta en su primera edición al Atlético de Madrid y al Atlético de Bilbao.

 


 

 

 

En el Estadio Bernabeu, el 12 de octubre de 1950, ambos conjuntos ofrecen un gran espectáculo futbolístico por lo competido del juego, con un festival de goles que termina con empate a cinco tantos.

 




 

El primero de noviembre siguiente se celebra el desempate en el mismo escenario, en esta ocasión, los bilbaínos ganan por dos a cero y se adjudican la Copa de Campeones, antecedente de lo que después se denominaría Supercopa. Esta temporada el Atlético de Madrid realiza otro gran partido en el que quedan grabados en el recuerdo por la extraordinaria exhibición de juego realizada y las circunstancias que concurrieron para tal motivación.

 

 

 

Para designar a los componentes del equipo nacional la Federación había encomendado a un pretencioso trío seleccionador, formado por el deportista bilbaíno Izeta, el exjugador del Real Madrid, Felix Quesada y el antiguo jugador del F.C. Barcelona, Paulino Alcantara.

 

En la idea de hacer un conjunto por bloques, para el partido que la Selección española había de jugar contra Suiza, el 18 de febrero de 1951, en el Estadio Santiago Bernabeu, preseleccionan a siete jugadores del Real Valladolid, Lesmes I, Babot, Lesmes II, Ortega, Lasala, Coque y Aldecoa, o sea el bloque defensivo y del centro del campo, con dos defensas, dos medios y dos interiores. El Club pucelano venia haciendo una buena campaña.

 

Contra estas designaciones esta el olvido cometido con el Atlético de Madrid, Campeón de Liga pues solo convocan de la plantilla a Alfonso Silva. Después de conocida la lista de preseleccionados, coincide la coyuntura propicia de corresponder al Real Valladolid jugar en Madrid, el 21 de enero de 1951, frente al Atlético de Madrid. Los flamantes preseleccionados se presentan a examen ante la afición matritense, entre la que se encuentra la rojiblanca decepcionada por el olvido o despecho del trío seleccionador hacia sus jugadores.

 


 

 

 

Los aficionados se preguntan si en un equipo como el rojiblanco, que borda el fútbol, no hay mas de un jugador con méritos suficientes para integrar la Selección Nacional. Este encono también embarga el animo de los jugadores del Atlético que heridos en su amor propio, quieren dar respuesta a los seleccionadores y durante el partido les resulto una jugada redonda. Se puso en marcha la maquina de hacer fútbol del conjunto de fábula, que poseía el Atlético de Madrid y en un alarde de juego asombroso, aplasto al Real Valladolid por siete goles a cero, uno por cada preseleccionado.

 


 

 

 

El equipo blanquivioleta no existió, borrado por el Atlético, que en el segundo tiempo, tuvo que actuar con sólo diez jugadores por lesión de Juncosa, quien después de marcar tres goles, resulto con fractura del peroné en una entrada del defensa Mariscal, teniendo que ser atendido urgentemente por el doctor Garaizabal. Hubo unanimidad en todos los comentarios, los mismos jugadores vallisoletanos reconocieron, que nunca habían visto un equipo como el Atlético de esa tarde.

 


 

 

 

Su entrenador Juan Antonio Ipina corroboro lo dicho, añadiendo: "Ha sido un partido memorable del Atlético de Madrid, con eso queda todo explicado". El asturiano Fombona arbitro del encuentro, manifestó, que hacia tiempo que no veía un fútbol tan bueno. Por su parte el entrenador rojiblanco, Helenio Herrera, significo que "no se puede dominar más a un equipo" y agrego que, "el Atlético salió con ganas de demostrar la precipitación de los seleccionadores". Las alineaciones en aquella jornada de alarde futbolístico del Atlético de Madrid fueron, por los rojiblancos: Domingo; Mencia, Aparico, Lozano; Silva, Hernandez; Juncosa, Ben Barek, Perez Paya, Carlsson y Escudero.

 


 

 

 

Por el Real Valladolid: Saso; Lesmes I, Babot, Mariscal; Ortega, Lasala; Clemades, Coque, Mora, Aldecoa y Pepin. Del trío seleccionador, solo Felix Quesada acudió esa tarde al Estadio Metropolitano. Es obvio decir que en cuanto el arbitro pitó el final del partido hizo mutis por el foro, para no verse en la azarosa situación de hacer declaraciones y tener que confesar su chasco.

 

El partido contra Suiza lo gano la Selección Española, por seis a tres, que se alineo con, Eizaguirre; Mencia, Antunez, Nando; Silva (Cesar), Puchades; Basora, Muñoz, Zarra, Molowny y Gainza. Prevalece el sensacional juego de conjunto rojiblanco dirigido técnicamente por Helenio Herrera y en la ultima jornada de Liga el azar depara el desenlace del campeonato con gran emoción.

 


 

 

 

En el Campo sevillista de Nervion, los propietarios del terreno segundos clasificados, reciben, el 22 de abril de 1951, al primero en la clasificación, el Atlético de Madrid, que le basta el empate para proclamarse Campeón. Emocionante encuentro en el que comienza marcando primero el Sevilla por medio de su interior Domenech. En formidable jugada, Perez Paya establece el empate a uno, que será el resultado definitivo. En otro lance del juego el extremo sevillista Ayala se interna y el balón sale de la raya.

 


 

 

 

El arbitro Ramón Azon, por indicación del juez de línea, anula la jugada en la que el sevillista había centrado y Araujo rematado consiguiendo un gol. Se arma la protesta airada de jugadores y publico. Cuando el Atlético, Campeón, sale para Madrid apedrean el autocar los exaltados seguidores del equipo sevillano resultando el rojiblanco Estruch descalabrado.

 


 

 

 

En este partido jugaron por el Sevilla: Bustos; Guillamon, Antunez, Campanal; A1conero, Enrique; Onoro, Arza, Araujo, Domenech y Ayala. Por el Atlético de Madrid: Domingo; Tinte, Aparicio, Lozano; Silva, Mujica; Estruch, Ben Barek, Perez Paya, Carlsson y Escudero.

 


 

 

 


La Liga 1950-1951, al final arroja este resultado: Campeón Atlético de Madrid con 40 puntos, Sevilla C.F. (38), Valencia C.F. (37), F.C. Barcelona (35), Real Sociedad (35), Real Valladolid (33), Atlético de Bilbao (33), Real Club Celta (33), Real Madrid (31), Racing de Santander Deportivo Español (30), Málaga (29), Real Murcia (19), Alcoyano (14) y Lérida (13). En la Copa, el Atlético pasa los octavos de final dejando fuera al Real Valladolid y en la próxima ronda, cuartos de final, tropieza con el Real Madrid.

 


 

 

 

De esta manera el equipo merengue se saca la espina de las dos derrotas que esta temporada, en la Liga le ha infringido el Atlético, por seis a tres en Chamartín y por cuatro goles a cero, en el Metropolitano. El 15 de mayo de 1951, el Sao Paulo de Brasil, se enfrenta al Atlético en el Metropolitano ganando por cuatro a tres. El partido patrocinado por la Asociación de la Prensa de Madrid se anuncia con grandes titulares. La diagonal brasileña frente a la W-M de los Campeones rojiblancos.

 


 

 

 

La diagonal era el sistema táctico de juego que practicaban los brasileños basado en una variación del llamado sistema de pares, cargando el juego hacia el extremo izquierdo. El equipo ingles Hull City visita el Metropolitano, el 24 de mayo, el Atlético le propina un cuatro a cero, en partido amistoso. El Atlético de Madrid recibe, en mayo de 1951, el Trofeo Martini-Rossi que premia la mayor diferencia entre goles a favor y goles en contra al término de la Liga.

 


 

 

 

La segunda edición de la Copa Latina se juega en la ciudad de Milán, participan el Atlético de Madrid, Campeón de Liga de España, el Milán, Campeón de Italia, Sporting de Lisboa, Campeón de Portugal y el Lille, Campeón de Francia. Al Atlético de Madrid le toca enfrentarse al Milán, que seria el Campeón, el 20 de junio de 1951, pierde por cuatro a uno. Después en partido para el tercer puesto, el 24 de junio, el Atlético vence al Sporting de Lisboa, por tres goles a uno.

 

 

 

Página creada por administrador con la colaboración de tetuan, gabri97, richiespi, uma, indiamaria, Aspire, adenueve.

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU